Ignacio Rico, dirigente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) de Rosario, se refirió al pedido de declaración de la Emergencia Alimentaria que impulsan los movimientos sociales, la Iglesia, sindicatos y distintas instituciones. Entre las medidas que se proponen se encuentran aumentos de las partidas para comederos escolares y comunitarios, de la cobertura de medicamentos para jubilados y pensionados, y de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

«La solución a esta crisis necesita, más que parches y medidas para la tribuna, de un gran sentido de la responsabilidad por parte de todos y todas los argentinos, para poder frenar el hambre que castiga a millones de hermanos y hermanas», sostuvo Rico, y agregó: «Se necesita que la clase política reaccione, y sobre todo que el gobierno se haga cargo del caos que produjo en la economía familiar de los trabajadores».

«Los números abstractos de las acciones de la Bolsa y del Riesgo País no son nada comparado con la realidad concreta de nuestros compañeros, con la angustia y la incertidumbre de los argentinos que ya no saben cómo hacer para poner un plato de comida arriba de la mesa», apuntó Rico.

El joven dirigente explicó que las medidas que proponen no van a la cuestión de fondo, no saldan la gran deuda interna argentina que es la pobreza estructural en la que viven millones de compatriotas, pero entienden que lo urgente hoy es lo más importante.  «Necesitamos parar con el hambre y la desesperación, para después poder sentarnos a discutir cuál es el país que queremos», señaló.

En ese sentido, desde los espacios que conforman la Mesa de Diálogo y Encuentro por el Trabajo y la Vida Digna (entre los que se encuentran los movimientos sociales, la Iglesia, las distintas centrales obreras, la Unión Industrial Argentina, entre otros) se propone el fortalecimiento de una canasta básica de primera infancia, y de mujeres embarazadas o en período de lactancia, incrementando, la Asignación Universal por Hijo al valor de una canasta básica total para un menor de 18 años, estimada al 1er. Trimestre del 2019 en $ 5834.

También se solicita un aumento de presupuesto de comedores y huertas escolares y comunitarias para mejorar la cantidad de raciones y la calidad nutricional de las mismas, así como el fomento de la agricultura familiar y social en cada uno de los territorios. Asimismo, se impulsa el reintegro del IVA a los consumidores de menos recursos y aumento del número de productos sin IVA o con reducción del mismo, que compongan la canasta básica para hacer más transparente su eliminación o reducción, la actualización de los montos del Programa Pro Bienestar del PAMI, desactualizados por el aumento de la inflación, el aumento de la cobertura de los medicamentos para jubilados y pensionados.

Por último, se propone la disposición de tierras públicas ociosas, a través de comodato, para que puedan ser productoras de alimentos trabajadas por organizaciones sociales y de la economía

popular, y la utilización de los espectáculos públicos (culturales y deportivos) para recaudar alimentos y artículos de primera necesidad.