La empresa municipal de transporte público de pasajeros, Movi Rosario, deberá reincorporar a cuatro conductoras de colectivos que habían presentado un amparo ante la Justicia por discriminación de género

La firma MOVI Rosario SAU deberá incorporar a Natalia Verónica Munafo, María Etelvina Álvarez, Alejandra Isabel Avendaño y Silvina Ada Moreno como “chofer guarda” dentro de los tres días de notificada la sentencia.

El pasado 30 de abril, Natalia Munafo, María Etelvina Álvarez, Alejandra Avendaño y Silvina Moreno interpusieron una acción de amparo individual y colectivo por considerar que la empresa ejercía discriminación de género contra ellas por negarse a incorporarlas a planta permanente a pesar de que habían sido consideradas aptas para cubrir las licencias por vacaciones de los choferes. Sin embargo, pese a haber pasado positivamente los exámenes de rigor exigidos para poder manejar colectivos y de que en la empresa existieron 19 vacantes, las mismas no fueron consideradas para cubrirlas y los puestos fueron íntegramente ocupados por hombres.

La jueza Paula Calace Vigo consideró comprobada la discriminación por género, no sólo por el incumplimiento a dicha normativa tendiente a garantizar la “igualdad real de oportunidades”, sino debido a que la empresa tampoco ofreció prueba alguna que desacreditase la idoneidad de las cuatro mujeres que ya se habían desempeñado como choferes de la empresa.