El actor y bailarín Cameron Boyce, uno de los rostros más conocidos de la factoría de televisión infantil de Disney en la última década, falleció este finde semana en Los Ángeles a los 20 años.

La familia ha publicado un comunicado en el que se lee: “Informamos con profundo dolor de que hemos perdido a Cameron. Falleció mientras dormía debido a una convulsión, resultado de una afección médica por la que estaba siendo tratado. Sin duda, el mundo ha perdido una de sus luces más brillantes, pero su espíritu vivirá a través de la bondad y la compasión de todos los que lo conocieron y lo amaron”. Finalmente, la familia pide “intimidad en estos momentos, intensamente difíciles”.

Boyce se hizo famoso como parte de una nueva generación de actores de Disney integrada también por Dove Cameron, Sofia Carson o Zendaya. El presidente ejecutivo de Disney, Robert Iger, publicó un mensaje en Twitter en el que decía: “The Walt Disney Company está de luto por la muerte de Cameron Boyce, amigo de muchos de nosotros, lleno de talento, corazón y vida y demasiado joven para morir”. Zendaya publicó una imagen de Boyce en su Instagram con las palabras “absolutamente desgarrador” y el pésame a su familia.