16.5 C
Rosario
jueves 18 abril 2024

Parir es poder

“Para cambiar el mundo hay que cambiar la forma de nacer”, afirma el obstetra francés Michel Odent. Una idea clara pero que cuesta creer en nuestra realidad diaria. Esta frase  deja entrever las formas de violencia a las que son sometidas las mujeres en el transcurso de sus embarazos respaldadas por un sistema médico jerárquico y patriarcal.

La violencia obstétrica, según se define en la ley 26.485 para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres en los Ámbitos que Desarrollen sus Relaciones Interpersonales, es la violencia que ejerce el personal médico sobre el cuerpo y los procesos reproductivos de las personas gestantes, expresada en el trato deshumanizado y el abuso de medicalización y patologización de procesos naturales.

Se manifiesta mediante prácticas, conductas, acciones u omisiones por parte de los profesionales de la salud que afectan de manera directa o indirecta a las personas gestantes, tanto en el ámbito público como en el privado. Desde el año 2004, existe en nuestro país la ley 25.929 de parto respetado, reglamentada en 2015. Tal como está escrita, no se la respeta por completo en la mayoría de los lugares a nivel nacional.

La norma ordena una serie de premisas que la salud pública y privada deben tener en cuenta en el embarazo, trabajo de parto y posparto:

  • Las mujeres deben ser informadas sobre las distintas intervenciones médicas que se realizan a lo largo del embarazo, parto y posparto, evitando prácticas invasivas.
  • Fortalecer a las mujeres y promover el parto natural evitando las intervenciones innecesarias y situaciones de riesgo que se presenten al momento del parto.
  • Brindar la posibilidad y el ámbito adecuado para que se convierta la mujer y su pareja en protagonistas de sus deseos y necesidades y acompañar en la toma de decisiones sobre dónde, cómo y con quién parir.

Rosario es una de las pocas ciudades que promueve en las maternidades municipales y provinciales, el nacimiento sin prácticas invasivas y la concientización sobre la importancia de los derechos de las madres y sus hijos durante el proceso del parto respetado.

Cabe destacar que en la Maternidad Martin y en el Área de Atención Integral de la Mujer del Hospital Roque Sáenz Peña se lograron reducir las cesáreas.

Además, otro dato importante es que durante el trabajo de parto un gran porcentaje de las madres que se atiende en las maternidades municipales están acompañadas por algún familiar preservando de esta manera la intimidad y la privacidad en familia de un momento tan íntimo.

Durante el año 2018, en las maternidades municipales se registraron 6.277 partos, de los cuales 3.824 se realizaron en la Maternidad Martin y 2.453 en el Área de Atención Integral de la Mujer del Hospital Roque Sáenz Peña. Del total de partos, 4.584 fueron normales y 1.643 por cesáreas.

En la ciudad, bajo el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, hasta el lunes próximo se realizarán diferentes actividades para generar conciencia sobre este tipo de violencia, que hoy en día en muy invisibilizada.

Cronograma de actividades:

Hoy viernes a las 17. Charla “El poder de parir está en vos” en Corrientes 450 1er. Piso

Hoy viernes a las 18:30. Proyección “PARIR” + debate, en Auditorio Salvador Allende en la Facultad de medicina (Santa Fe 3100).

Hoy viernes a las 19. Charla + debate. Obstetra invitada Gilda Vera Lopez, en Aditorio CEMAR (San Luis 2020).

Sábado 18 de 10 a 13. Mesa de difusión de derechos (córdoba y san martín).

⠀Leé también⠀

⠀Lo último⠀