8.8 C
Rosario
sábado 20 julio 2024
spot_img

Cuerpos escondidos

Nadie las conoce. Los travesticidios son silencio. Los travesticidios no aparecen en los medios, son otro tipos de víctimas. Muy pocos casos mueven el amperímetro de las redes sociales. 

Como cada 28 de junio se conmemora el día internacional del orgullo LGBTIQ+. Un día en el que se recuerda los disturbios de Stonewall, un pub del barrio Greenwich Village de Nueva York en 1969. Éstos sucesos derivaron en manifestaciones, donde fue la primera ocasión en que la comunidad LGBTI luchó contra un sistema que perseguía a los homosexuales.

Según el observatorio “ahora que si nos ven” desde el 3 de junio de 2015 al 20 de mayo de 2019 hubo 31 travesticidios ¿Donde se vieron reflejados? Incluso el número debe ser mucho mayor, ya que no hay registros de todos los casos.  El femicidio ha logrado la condena social pero con los travestidos no ocurre lo mismo, muchos de los casos quedan en la nada, quedan sin nombres, sin cuerpos. 

En lo que va del año, hubo 122 casos de violencia hacia el colectivo LGBTIQ+ (datos de Mumala), de los cuales el 76% fueron dirigidos a la comunidad de travestis/trans. El 31% de los cosas fueron travesticidios sociales, muertes evitables. Es por eso que no existe igualdad de condiciones para las mujeres si se dejan por fuera de dicha categoría a las travas y las trans que día a día mueren como consecuencia de un sistema patriarcal que las oprime y mata.

Con el concepto de travesticidio no nos referimos solo a crímenes de odio, sino que también hablamos de muertes evitables, que atraviesan al colectivo, por eso el hecho de que son sociales. Esta denominación para los crímenes que son políticos, hay que adjudicarla a Lohana Berkins, quien durante muchos años fue luchando para construir una figura para nombrar a estas muertes silenciosas. 

Las travestis y trans crecen aisladas de sus casas, de sus entornos afectivos. Son discriminadas del acceso a la salud, de la escuela, de los estudios universitarios, del trabajo, de algunos medios de comunicación que las vuelven a matar debido al mal tratamiento del caso.  

Marcela Chocobar fue asesinada y descuartizada en el año 2015 en Santa Cruz. Su cuerpo nunca fue encontrado. La mataron por ser una mujer trans en donde durante mucho tiempo el Estado, la justicia, la policía intentó que no salga a la luz, que sus asesinos no sean condenados, que el crimen no tuviera justicia.  Este mes, la cámara Oral Penal de Río Gallegos condenó a prisión perpetua a Oscar Biott, autor material del crimen. 

Es por eso que este viernes se realiza la cuarta marcha plurinacional contra los travesticidios y transfemicidios a las 15.30 desde Plaza San Martín.

⠀Leé también⠀

⠀Lo último⠀