22.1 C
Rosario
martes 27 febrero 2024
spot_img

¿Qué son los micromachismos?

“Sentate como una nena”, “Que bueno que tu marido te ayuda en casa”, podemos hacer una lista interminable de frases cotidianas en donde las mujeres siempre son inferiores. Los micromachismos pueden no parecer violentos a simple vista pero sirven para reproducir y perpetuar la desigualdad de género.

A través de los micromachismos reproducimos que la mujer es más débil, menos inteligente e inferior al hombre, es decir, no solo justifica la violencia explícita hacia ellas sino también el rol social que se les impone, su posición en el mundo del trabajo, la familia, su cuerpo.

Éste tipo de violencia, pasa desapercibido, es cotidiano, del día a día y por lo tanto está aceptado, naturalizado en la estructura patriarcal cultural. 

En las relaciones sociales existen numerosos ejemplos de micromachismos. Uno muy común viene representado por aquellas situaciones en la que el hombre no se involucra en las tareas domésticas por el simple hecho de que “no sabe” o “ella lo hace mejor”. Incluso cuando se meten en cuestiones del hogar, nos suelen decir “que bueno que tu marido te ayuda en casa”.

Esto obligar a la mujer a hacer lo que en una relación igualitaria debería ser cosa de dos. Imponiendo en la figura femenina las cuestiones ligadas a tareas domésticas, generando una importante sobrecarga en ellas.

Otro ejemplo, sería los colores en la ropa de les niñes. “El rosa para la nena y el azul para el varón”. Así como también los juguetes, el hecho de que nosotras siempre debemos divertirnos con muñecas, haciendo de comer, jugando a ser madres. En cambio, el varón se le inculca la pelota de fútbol, los autos. También, otro micromachismo súper cotidiano es que cuando las mujeres nos encontramos de mal humor o enojadas se lo asocia con que estamos en “nuestros días”.

Éstos comportamientos están tan presentes en nuestras costumbres que son socialmente aceptados, hasta que empecemos a cuestionarlos. Hasta que empecemos a cambiar el chip y hasta que algunos hombres reconozcan y digan stop a este tipo de actitudes. 

Los ejemplos pueden ser infinitos, todas las mujeres somos sometidas a los micromachismos cotidianos. A vos hombre micromachista te decimos que el ciclo femenino no tiene nada que ver con nuestro humor. 

Anto Beccari
Anto Beccari
Periodista feminista

⠀Leé también⠀

⠀Lo último⠀